jueves, 27 de junio de 2013

Setas y hormigas

Haciéndome eco de esto de Pla: "si a mí lo que me apasiona son las cosas claras, concretas, limitadas" que leí ayer en esta entrada de Enrique, traigo aquí un texto de mi libro Sangre y nieve (1998), titulado "Setas y hormigas":

El escritor podría sentir de repente una pasión de entomólogo, de ictiólogo o de ornitólogo, y salir a la búsqueda de un insecto, de un pez o de un pájaro. Después, sosteniéndolo en sus manos y colmándolo con su vista, procedería a su detallada descripción. A su lado tendría abierto el libro de Josep Pla, Viaje en autobús, allí donde dice: “Y a los literatos les digo ante las setas: ¡volvamos a lo eterno! Volvamos a la exactitud en los detalles. Tratemos de describir, graciosamente, la forma y el color de una seta”. El “graciosamente” le indicaría el modo de hacerlo, distinguiéndolo así del proceder de un científico, pues su pasión por los detalles no sería tan sólo cognoscitiva sino que, desde más atrás, o desde más adelante, querría ser creativa. Esto es lo que hace algunas semanas el escritor Antonio Muñoz Molina reclamaba para todos, una renovada atención a “los detalles”, a las cosas, y el olvido de la vana palabrería, tomando nota y fervor para ello de la actitud de los científicos, uno de los cuales, el máximo conocedor mundial de la vida de las hormigas, citaba él con entusiasmo. Voluntad de cosas pues, voluntad de setas y hormigas, para que nuestra sabiduría no sea solamente humo.

miércoles, 26 de junio de 2013

Desapareces

Hay momentos en los que desapareces, al menos superficialmente, de tu autoconciencia y rápidamente vuelves a aparecer. Hay en ello, ¿cómo diría?, una liviandad graciosa.

lunes, 24 de junio de 2013

La religión

Hablé con Jesús Romero de lo escrito aquí y, mostrando su acuerdo, añadió algo que yo ya había pensando y hablado con alguien en el pasado: que lo que sí tendría que existir sería una asignatura, optativa y evaluable, que vamos a llamar “La religión” (así, con artículo bien determinado y determinante, como el de “la” filosofía, “las” matemáticas, “la” lengua, “la” literatura) cuyo contenido se centraría principalmente en la religión cristiana. ¿Y por qué en la cristiana y no en la de Buda, en la de Mahoma, en la de Confucio o en la de Lao-tsé? Por la misma razón que en la asignatura de Lengua y literatura se estudia primerísimamente la española (así, por lo bajín, comento que los estudiantes españoles viven en España, y de paso en Europa, y resulta que a la primera y a la segunda las configuró de arriba abajo y de izquierda a derecha, hasta los tuétanos vaya, el cristianismo, junto con otros) y no la hindú, la arábiga, o la china. Explicar esto es insultar a las personas inteligentes. Por si acaso me recuerdo y les recuerdo que el caballo blanco de Santiago es blanco.


sábado, 22 de junio de 2013

El Espíritu de la red

Pensé que acaso sería una negligencia por mi parte no hacer nada para tener un mayor número de lectores, si es que acaso lo que yo escribo mereciese ser leído por más gente, y por eso abrí una cuenta en feisbuc y otra en tuiter, e intenté, y no sé si logre, configurarlas adecuadamente para que las entradas de mi blog fuesen apareciendo en ellas.
Poco duró el invento. Enseguida me entró una especie de vértigo: me di cuenta de que había dado un paso en falso. Por razones que se me escapan, no quiero tener más lectores que los que me traiga el boca oreja, virtuales o reales éstas, pocos o muchos aquéllos. No soy capaz de autopublicitarme y en el fondo tampoco lo quiero más allá de lo que yo considero razonable: me pongo en manos del azar de la red, del espíritu de la red, ¿del Espíritu de la red? Sí, también en él y acaso y sobre todo en él.

martes, 18 de junio de 2013

Espontáneo autocontrol



Si me controlo me pierdo; si soy espontáneo me pierdo. Me gano si espontaneo mi control, si controlo mi espontaneidad.

lunes, 17 de junio de 2013

La ilusión del héroe



No son pocas las veces que aparece la palabra “héroe” en los medios. Puede incluso que lo haga con demasiada frecuencia. Los de la roja fueron unos “héroes”, Rafa Nadal acaba de ser un “héroe”, “héroes” son los de la plataforma contra los desahucios, los tédax son igualmente unos “héroes”, y así otros muchos que podrían citarse.

¿Será que los necesitamos como una suerte de adrenalina moral que ponga nuestras almas a funcionar? Lo verdaderamente contrario de moral, decía Ortega, no es inmoral sino desmoralizado. De hecho cuando se dice que uno está bajo de moral es que está bajo de ilusión. Los héroes entonces serían moralizantes en tanto que ilusionantes, levantadores del ánimo.

viernes, 14 de junio de 2013

... con persecuciones



En verdad os digo que quien deje casa, o hermanos o hermanas, o madre o padre, o hijos o tierras, por mí y por el evangelio, recibirá ahora, en este tiempo cien veces más (¡bien!), casas (¡estupendo!) y hermanos y hermanas (¡qué gozada!), y madres e hijos y tierras (¡bueno, bueno, bueno!), con persecuciones (vaya...).

jueves, 13 de junio de 2013

Cubrir, amar



En esta entrada había comentado dos casos, uno cinematográfico y el otro real, en los que la acción de cubrir con el propio cuerpo el cuerpo de otra persona representaba un acto máximo y tiernísimo de amor. Me acordé de ellos el pasado 9 de junio, al leer el relato del primer libro de los Reyes donde se narra cómo Elías, echándose tres veces sobre un niño, le había devuelto la respiración que había perdido a causa de una enfermedad grave. La cubrición da vida, a imagen de la cubrición por excelencia, la de la mujer por parte del varón, que va más allá y la crea.